Skip to content
Trucos caseros

La freidora pequeña: la opción ideal para solteros y parejas

Si eres amante de la comida frita o sencillamente te gusta consentir a tu familia en un momento especial con un rico pollo frito con patatas o con alguna otra receta que requiere de ese toque exquisito de texturas y sabores, la mejor decisión que debes tomar es comprar una freidora.

Esta te facilitará el día a día en la cocina y lo mejor de todo es que ahorras tiempo cocinando. Sin embargo, te estarás preguntando ¿Cómo hago si mi cocina es pequeña y no tengo suficiente espacio?

La respuesta a esta particular pregunta te la daremos con algunos trucos que te ayudarán a conseguir las mejores freidoras pequeñas a un precio asequible.

¿Cómo escoger una freidora chica?

  • Capacidad

La capacidad es un factor muy importante al momento de buscar una freidora pequeña, esto se debe a que mientras más litros de aceite requiera para freír, la freidora debe ser de mayor tamaño. Por ende, si la freidora tiene una capacidad de 1 litro o hasta 2 litros y medio es de tamaño chico.

Así que al comenzar la búsqueda de la freidora pequeña debes considerar las que requieren de poco aceite.

No te preocupes por las cantidades que podrás freír, ya que, con esta capacidad tendrás la oportunidad de freír desde 360g hasta 800g de patatas al instante.

Dato importante: la capacidad va de la mano con la potencia. Si quieres ahorrar más tiempo friendo. La potencia de la freidora que debes elegir debe ser superior a los 1000vatios; recuerda que mientras más potente sea los alimentos estarán listos en poco tiempo.

  • Tamaño

Antes de adquirir nuestra freidora pequeña debemos realizar ciertas medidas en nuestro hogar, ya que las medidas obtenidas nos servirán de guía para escoger la freidora perfecta.

Las freidoras pequeñas o también llamadas mini freidoras suelen tener medidas que oscilan entre: de 28cm – 32cm de alto, 23cm – 27cm de ancho y 20cm y 23cm de profundidad. Procura que en tu cocina tengas un espacio que tenga un aproximado de estas medidas.

Tener un espacio establecido para la freidora permitirá usarla al momento que se requiera, puesto que, la tendrás a la mano y será sencillo recurrir a ella.

En el caso de no tener un espacio fijo para la freidora, se corre el riesgo de que guardada en una caja se deteriore y hasta olvidemos que la tenemos.

  • Garantía de uso

Comprar una freidora y que esta no sea segura al momento de utilizarla es un miedo que todos tenemos cuando pensamos en freidoras eléctricas.

Es por ello, que recomendamos una serie de características con las que debe cumplir la freidora pequeña que vamos a adquirir.

  1. El material debe ser de acero inoxidable, con zonas frías y anti-caliente

Las freidoras que poseen este material no se deterioran y además son seguras al tacto, por lo que no hay riesgos de tomar la freidora y que esta nos queme.

  1. Los bordes y el mango del cesto deben ser de plástico resistente.

Si estabas pensando en comprar una freidora pequeña completamente de metal, olvídate de eso ya mismo. Para garantizar la seguridad de uso todos los bordes deben ser de plástico resistente al calor.

  1. Tapa anti-salpicaduras

La tapa preferiblemente debe ser fija y con una ventana transparente que facilite ver la cocción de los alimentos sin tener que abrir la freidora.

Estos pequeños trucos te guiaran a escoger una buena freidora pequeña, que sea potente, segura y rápida. Ingresa en nuestra página web mejorfreidorasinaceite.es y te enseñaremos un sinfín de Life Hacks que son de otro mundo.